Buzón de correo, ¡no te tengo miedo!

PorAdriana Freire

Buzón de correo, ¡no te tengo miedo!

¿Vuelves de las vacas y tu correo está a tope? ¡Normal! Antes de tomar medidas drásticas, toma cinco tips para dejar de ser víctima de tu bandeja de entrada.

A la vuelta de vacaciones…

Habla con alguien

¿En qué andáis metidos? ¿Qué tenéis pendiente? En vez de sentarte ya a revisar el correo, invita a un café a tus compas para que te pongan al día. Después lo agradecerás.

¡Lectura selectiva!

No puedes pasarte una, dos, tres… jornadas completas leyendo los mensajes acumulados. ¡Confía en la lectura selectiva! 😀 Empieza echando un ojo a los asuntos de los emails para ver qué es lo que te urge. Como mucho, te interesarán los 40 últimos. Seguro que alguien ya solucionó por ti todo lo demás (o eso esperamos xD).

Hay una aproximación interesante, que es la de etiquetarlos por la urgencia que en principio sugiere el asunto. Los que puedas resolver en un minuto, resuélvelos ya. Los que quedan, segméntalos en “más tarde”, dejando en un último grupo los de “ya llegaré si llego”.

Para tareas repetitivas, crea reglas

Hay reglas para mil cosas: responder o reenviar mensajes, mandarlos directamente a la carpeta de Spam, enviar alertas al móvil…

Ejemplo: puedes crear una para avisar a tus clientes de que ya estás vuelta, y te evitas enviar el mismo correo una y otra vez.

¡Huye de los hilos infinitos!

Ante una cadena de emails, ve siempre de los más recientes a los más antiguos. Seguro que muchos ya no tendrán sentido a tu vuelta.

También puede ser buena idea visualizar los correos organizados por hilos, de forma que quedándote con el último de cada conversación puedes descartar todos los anteriores. Ojo, no subestimemos el factor balsámico de ver como el número de no leídos baja considerablemente 😉

¿Es necesario un email?

¡Piénsalo! A lo mejor acabas antes con una llamada, un chat o una nota de voz.

Y una última cosa. ¡No procrastines! Lo de dejar un correo a medias por leer el último Whatsapp no es productivo 😉

Sobre el autor

Adriana Freire administrator

Deja un comentario

  Acepto la Política de privacidad