Cómo redactar para web. ¡Solo 3 claves!

PorAdriana Freire

Cómo redactar para web. ¡Solo 3 claves!

¡Redactar para web tiene sus truquillos! Atiende a estas recomendaciones y no las pierdas de vista. ¡Son solo tres!

Menos es más

  • Usa un tono más informal, más familiar, dirigiéndote a un “tú”, no a un “estimado cliente”. ¡Habla como lo hace la gente!
  • No tienes que chulearte de vocabulario, tu objetivo es que te entiendan. Un truco: empieza a escribir como si estuvieras hablando, y luego corrige la gramática y la puntuación.
  • Si puedes decirlo en tres palabras, ¿para qué cuatro? Haz un primer boceto del mensaje y luego edítalo, quitando adjetivos vacíos, repeticiones, clichés, etc.
  • Evita la pasiva y las negaciones. ¡Todo suena mejor en positivo!

Piensa en tu audiencia

  • ¡Importante! Escribe dos o tres “tú” por cada “yo”. Habla desde la perspectiva de quien te lee, de sus problemas, de sus motivaciones… Solo así mantendrás su atención.
  • Habla con la gente que trata con tus clientes para saber qué es lo que piden y cómo lo piden.
  • Intenta personalizar cada texto de tu web (sí, ¡la página de política de privacidad también!) 😛

Prepara buenos argumentarios de venta

  • “Es muy caro”, “necesito consultarlo” y “no sé si lo necesito”. Prepara un argumentario para estas tres objeciones y estarás más cerca de la venta. Derriba todos los “¿y si…?” que se le puedan ocurrir.
  • Invita a la acción desde el principio. Puede que quien te lee no necesite llegar al final para convencerse, o que no llegue porque se aburra antes. Tu llamada a la acción tiene que ser corta, clara, directa.
  • Genera sensación de urgencia diciendo que el producto puede acabarse pronto.
  • Pon bien a la vista el testimonio de otros clientes, los premios que hayas ganado, las garantías de tu producto

¡De extra!

  • ¡Ten cerca a alguien que controle de diseño! Una buena redacción puede fracasar por un mal diseño: texto no legible, color inadecuado, margen escaso, tamaño desmesurado de las imágenes, etc.
  • Siempre que puedas, dale a tus textos un toque de humor. Sé creativo, diferénciate de tu competencia, hazte impredecible para no aburrir a quien te lee.

Y la clave: lee tus textos varias veces y pregúntate: ¿se me entiende? ¿Mi abuela lo pediría sin problemas?

Sobre el autor

Adriana Freire administrator

Deja un comentario

  Acepto la Política de privacidad